La hidratación es la retención de moléculas de agua en la piel y, la grasa, es el sebo producido por la piel.

La piel grasa produce un exceso de sebo que se traduce en una piel brillante, poros dilatados, granitos… pero, esto no significa que esté hidratada.

Cuando la piel está bien hidratada, se forma una capa protectora contra las agresiones externas como el viento, el frío o la contaminación, reduciendo así la necesidad de producir más sebo para cumplir con la importante función protectora. Por este motivo, la piel grasa también necesita hidratación.

Es más, la piel grasa también puede sufrir deshidratación provocada por un exceso de limpieza, uso de productos inadecuados o productos astringentes que utilizamos de forma casi impulsiva. La piel grasa deshidratada reacciona de manera contraria a lo que buscamos. Porque la función del sebo es proteger la piel frente a la sequedad y al detectar esta falta de hidratación produce más cantidad de sebo con lo cual vamos a empeorar el problema.

Otro de los problemas que suele afectar a la piel grasa deshidratada es la descamación en algunas partes del rostro, como el nacimiento de las cejas o las aletas de la nariz. Esto puede llegar a producir lo que se conoce en dermatología como dermatitis seborreica en el centro de la cara.

Para evitarlo hay que utilizar cremas para pieles grasas y cosméticos con texturas ligeras, de fácil absorción, que contengan ingredientes seborreguladores y matificantes.

IMPRESCINDIBLE: LA HIDRATANTE MATIFICANTE

Si tu piel es grasa, tu crema de día debe ser hidratante y a la vez matificante, para acabar con los brillos. Te recomendamos las texturas ligeras en gel, que son las ideales por su frescura y poder de absorción.

COMO APLICAR NUESTRA CREMA HIDRATANTE

El primer paso, antes de la aplicación de cualquier crema hidrante, es tener la cara limpia y seca. Se trata de tener el cutis sin restos de maquillaje, impurezas, polución y grasa.

El gel hidratante se debe aplicar con un ligero masaje, sin frotar, y utilizar poca cantidad de producto, si aplicamos demasiada crema nuestra piel no la absorberá. Esperar 2 o 3 minutos a que se absorba antes de aplicar el maquillaje, para que los productos no se mezclen, el maquillaje permanezca impecable más tiempo y la piel luzca fresca y radiante.

¡Cuídate mucho!